Panamá cuenta diversas comunidades montañosas como Boquete y Volcán en la Provincia de Chiriquí; El Valle de Antón, en la Provincia de Coclé; en la Provincia de Panamá Oeste, Altos del María y Cerro Azul en la Provincia de Panamá. 

En estos lugares la vida es más tranquila, por lo que muchos jubilados eligen estos sitios para residir. Los más jóvenes prefieren las montañas porque pueden realizar actividades como senderismo, rafting en los ríos, zip lining sobre las copas de los árboles y acampar en los parques nacionales.

Estos destinos de montaña tienen climas frescos con temperaturas que van desde los 14 a 20 grados celsius. A propósito del clima, en las montañas no hay necesidad de gastar electricidad en aire acondicionado. 

En cuanto a la alimentación, la producción agrícola en las zonas montañosas suele ser muy dinámica, por esta razón el acceso a comidas frescas como vegetales, frutas y carnes tiende a ser más económico, ya que se puede comprar directamente del productor. 

En definitiva, vivir en las montañas puede aportar a una vida muy sana y tranquila, pero la aventura en estos lugares nunca se acaba. 

Redacción: Jessy Rodríguez, Marketing KW Obarrio.