Gonzalo Badajoz en la época de la conquista encomendado por Pedrarias Dávila atravesó estas zonas montañosas. 

El trayecto desde la ciudad de Panamá hasta el corregimiento de Sorá en Chame duró poco más de una hora y media. Bajo un camino accidentado y parajes de naturaleza densa, fuimos llevados en un vehículo doble tracción hasta nuestro destino. 

Mientras avanzábamos, la suave llovizna, la brisa sobre las hojas y el cantar de las aves nos daban la bienvenida al lugar. 

El guía nos explicaba la importancia histórica del sitio. Estos bosques, además de contar la historia del camino de los colonizadores en la época de la conquista, conservan en sus suelos piezas arqueológicas de más de 5 mil años de antigüedad.

Ingresamos a la finca de la familia Ovalle, caminamos pocos minutos hasta llegar a la primera cascada (La Gloria) con una caída de aproximadamente 90 metros, su increíble extensión nos asombró. Aquí nos dimos nuestro obligatorio chapuzón y exploramos buena parte de la zona. 

Para llegar a las otras cascadas (La Tulivieja y La Hija de Tulivieja) debes subir por una empinada trocha que rodea la formación natural. Este recorrido debe realizarse con ayuda de una cuerda y mucho cuidado para poder avanzar hasta la zona más alta de las cascadas. 

Panamá guarda entre sus bosques tesoros naturales e históricos inigualables. En Keller Williams Obarrio creemos en el desarrollo turístico sostenible, porque además de asegurar la preservación del patrimonio natural y cultural, genera beneficios directos e indirectos a las comunidades cercanas.  

Este viaje fue organizado por My Panamá Brokers, con el propósito de generar oportunidades de negocio entre agentes de bienes raíces, fomentando la creación de proyectos inmobiliarios y turísticos sustentables. ¿Te sumas al próximo trip?

Redacción: Jessy Rodríguez, Marketing KW Obarrio.